Dos poemas, por Luis Vicente de Aguinaga

Fin de la historia

 

Qué fácil: un insecto.

Vuela en círculos
alrededor de un foco.
Cae de golpe. Se mete
debajo del sofá.

No es de colores.
Ni siquiera es un grillo.

No tiene la fama de la hormiga
ni hace miel
ni da miedo.

No hace falta buscarlo.
No tiene nada
que decirte.

Sale de abajo del sofá.
Se levanta y vuela
de nuevo alrededor del foco.

 

 

Lago Situación

Mira si soy afortunado:
hay un sitio en el mundo
llamado Lago Situación

y de veras me importa.

Se llega por caminos inusuales,
por cantiles absurdos
y atardeceres grises como el hierro.

Sus aguas, de algún modo, lo deslavan,

haciendo sospechar que no es un cráter,
moviendo a suponer que se vacía,
desleído en la luz que lo define.

¿Y si al final, de veras, no es un lago?

¿Si es la raíz de un cielo indiferente,
harto de reflejar aviones
o duplicar narcisos, nubes, lunes?

Llevo tiempo esperando

que un agua sin oleaje
ni peces ni mitologías
brote, de golpe, ante mis ojos

y acaso ésta es la hora, y acaso ésta es el agua.

 

 

 

Fotografía: Michael Jastremski for openphoto.net
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s